Ir al contenido principal

GOL DE INGLATERRA


                                                                                        "Hagan el favor de tratar mejor a esos chicos"   
                                                                                                                     Joan Manuel Serrat

                                                                               


La Federación inglesa de fútbol ha dado lo que puede ser un primer paso importantísimo para que este juego recupere gran parte de su esencia: que los jugadores piensen por si mismos.

Ha modificado las normas por las cuales los entrenadores pueden estar de pie en la zona habilitada para tal fin, vociferando lo que suele interpretarse como instrucciones, y haciendo señas permanentemente como si los jugadores no supieran nunca qué hacer. En otras palabras, no está permitido molestarlos cuando están jugando.

Si bien sería muy conveniente y beneficioso que esa disposición esté dirigida a los entrenadores de todos los niveles, por ahora la Federación inglesa lo ha aplicado solamente para los juveniles, pero algo es algo y por algo se empieza.

Entre los argumentos que tuvo en cuenta para tomar tal determinación, está la necesidad de que los futbolistas juveniles aprendan a tomar decisiones por su cuenta. Es decir, aprendan a pensar y de esa manera a entender mejor el juego.

En el fútbol de primera división, con jugadores formados, y el griterío de las hinchadas, sin bien esos entrenadores que continuamente gritan obligaciones a cumplir por sus equipos, que hacen señas indescifrables con las manos y los brazos como aspas de molino, resultan tan cómicos como pretenciosos (quieren aparentar ser mas importantes que los jugadores), no son tan dañinos porque nadie les hace caso.

En cambio en categorías juveniles con poquísima gente y chicos en formación y por lo tanto mas atentos a esos aspavientos, ese griterío inútil de los supuestos formadores son ciertamente perjudiciales.

Dice Joan Manuel Serrat en el prólogo del libro "Fútbol sin trampa" (Menotti-Cappa) acerca de este mismo tema, que esos juveniles "son los alumnos de esos zancarrones, de esos maestros en ciencias o artes de las que entienden poco, que desde el fondo impecable de sus adidas rebuznan a los niños-jugadores que bajen todos"

Formar es ayudar a pensar. Si los entrenadores de juveniles el día del partido se pasan todo el tiempo gritándoles y haciéndoles indicaciones para que hagan una cosa o la otra, no los están ayudando a formarse, sino los están deformando directamente.

Por eso la decisión de la Federadación inglesa de fútbol me parece acertadísima y en defensa del juego. Porque si finalmente se logra ayudar a crecer a los futbolistas desde la toma de sus propias decisiones, serán mejores jugadores indudablemente. Y por lo tanto con mejores jugadores habrá mejor fútbol.

Es una medida a largo plazo, por eso dudo que tenga imitadores. Entre otras cosas porque a nadie o casi nadie en la dirección de los clubes de fútbol le interesa que los jugadores piensen y se formen mejor. En realidad no les interesa eso ni nada que no sea ganar el próximo partido, ya sea en juveniles o en el primer equipo.

No obstante a mi me parece que hay que celebrar medidas de esta naturaleza y difundirla todo lo que podamos. Ayudaremos, como pedía Serrat, a que traten mejor "a esos chicos".

Comentarios

Entradas populares de este blog

TIEMPOS MODERNOS: DE CHAPLIN A CARMENA

¿Se acuerdan de aquella película donde el personaje de Chaplin se encuentra casualmente corriendo delante de una manifestación obrerista encabezándola sin saber de qué se trata? No obstante, fue encarcelado por alterar el orden.

Yo encuentro esa escena muy parecida a lo que ocurre con Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid. De pronto se vio encabezando un grupo que, si bien no se puede calificar de revolucionario, sí que de alguna manera alteró el orden impuesto por la derecha. Un orden claramente perjudicial para los intereses de la mayoría de los madrileños, aunque muy beneficioso para los grandes empresarios y los más adinerados, que aprovecharon las circunstancias para llenar sus bolsillos y dejar deudas gigantescas a pagar por los demás. Como siempre, por otra parte.  Inmediatamente después de asumir, Carmena recibió las incesantes e injustificadas críticas peperas a través de la caverna mediática, siempre alineada con el poder y siemp…
AL CAPITALISMO NO LE GUSTA EL FÚTBOL


Una vez que las grandes empresas descubrieron las inagotables posibilidades de aumentar sus ganancias con una clientela mundial y de una fidelidad irrenunciable, no han parado de transformar el fútbol en un puro negocio.
Y si antes tenían cierto pudor en confesar sus intenciones, ahora lo hacen con descaro. Por eso Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, afirmó en una entrevista que "el sentimiento en el fútbol se debe perder". Y agregó por si alguno tenía alguna duda sobre su pensamiento:" esto es un negocio".

Es que ellos, los que negocian con el fútbol, entienden que ese es el estado natural de la cosas. El negocio, para ellos, define todo. Alain Minc, economista, ensayista, asesor político y empresario francés, lo tiene muy claro también: "el capitalismo no puede desfondarse, es el estado natural de la sociedad", afirmó para que entendamos. "La democracia no es el estado natural de la sociedad, el  …
EL MANCHESTER CITY O EL PLACER DE JUGAR


El eje alrededor del que gira todo el equipo del Manchester City es la pelota. Lo primero que se nota es el respeto y el afecto que sienten sus jugadores por la pelota. Y seguidamente, o al mismo tiempo, por el juego.

La pelota en este equipo no es un instrumento de trabajo, sino un objeto de placer. La quieren tener siempre; con ella disfrutan y revalorizan el placer de jugar. Cuando la mayoría de entrenadores y jugadores hablan de sacrificio, de lucha, de sufrimiento, el Manchester City demuestra que el fútbol es un juego para la alegría.

Desafiando los valores que el capitalismo introdujo no solo en el fútbol, sino en nuestra lógica de vida (solo vale lo útil y lo rentable), el City apuesta por el buen gusto para llegar a lo que todos pretenden: el triunfo, que de esa manera tiene otro sentido, otro significado.

En lo estrictamente futbolístico, digamos que logra tal vez lo mas difícil: la participación de todos los jugadores en todo momento…